Buscar

TELETERAPIAS… ¿FUNCIONAN?

Históricamente el espacio terapéutico psicológico se ha caracterizado por ser un espacio físico, específicamente una consulta. Uno va a terapia a un centro con una recepción, donde reservo hora, llego 15 minutos antes y espero que me atiendan. Muchas veces “rabeo” con el transporte público o justo cuando estoy a punto de salir, algo pasa, me retraso y esto me genera ansiedad pues sé que llegaré tarde. Me pregunto, “¿qué va a pensar el psicólogo?”. Cuando entro me desvivo pidiendo disculpas a la secretaria por mi retraso, aunque pareciera no ser algo tan importante finalmente. “Rabié de más”, me digo a mi misma y procedo a relajarme antes de que me llamen para ingresar, “total ya llegué”.


El terapeuta me hace ingresar, la sesión transcurre sin inconvenientes y me voy. Ah!, pero no olvidar reservar enseguida la siguiente hora porque “no vaya a ser” que después no encuentre un horario que me acomode. Al salir generalmente regreso a casa o aprovecho para hacer algunos trámites, y … nuevamente a rabear con el tránsito y el transporte público.


Crecimos pensando que esa era la única forma de acceder a terapia, pero llegó el internet, y posteriormente la pandemia. Una pandemia llena de cuarentenas, encierro, ansiedad e inseguridades. Una pandemia que ha mermado mucho nuestra salud mental, pero como se dice, no todo es malo, hay que ver el vaso medio lleno, porque esto nos permitió conocer la teleterapia.


El concepto de “Teleterapia” se ha hecho más conocido ya que nos hemos visto forzados como sociedad a trasladar el espacio terapéutico físico, al espacio online, dada la necesidad de continuar con procesos terapéuticos (o comenzar unos nuevos) y controlar la propagación del virus al mismo tiempo. Este desafío abrió un mundo de oportunidades en relación a la oferta de terapias. Hoy en día, conocemos este espacio terapéutico online que lleva existiendo desde hace mucho tiempo, en el cual podemos encontrar terapeutas que antes no considerábamos que estuvieran a nuestro alcance. Terapeutas con ciertas características o especialidades que simplemente no se encuentran a una distancia física desde mi ubicación, a la cual yo pueda acudir recurrentemente. Hoy la distancia física no es una barrera si tenemos acceso a una conexión online. Diversos estudios alrededor del mundo, documentan que no existe una diferencia en cuanto a la eficiencia de la psicoterapia online, en comparación con la psicoterapia presencial. Por lo tanto, que sea online no hace que sea una instancia “menos buena”, sino en igualdad de condiciones mientras tengamos la opción de conectarnos a internet de forma segura y el entorno en el cual me conecte me brinde la privacidad que necesito (mi habitación, mi oficina, incluso en el auto, total lo importante es estar tranquilo). Claramente esto no significa que la teleterapia o atención remota les acomode a todas las personas, sin embargo, existe un porcentaje no menor de personas que lo prefieren por sobre la atención presencial, sobre todo personas que tienen dificultades para salir de sus hogares por motivos de salud o dificultades a la hora de coordinar un horario suficientemente amplio para acudir presencialmente a la consulta (madres, padres, cuidadoras, trabajadores independientes, estudiantes, etc.)


No obstante, siguen existiendo un montón de barreras que lo dificultan, tales como el hacinamiento, no conocer el manejo de internet (reserva online, conexión a sesión, transferencia bancaria), no tener una buena conexión a internet o no contar con un dispositivo que me permita acceder a la sesión.


Es por este motivo que esta columna no se trata de decir qué tipo de atención es mejor y cuál peor. Ambas pueden ser igual de efectivas en la medida que podamos acceder y que nos acomode la modalidad, (y obviamente que el terapeuta sea bueno para mí, sino no importa la modalidad, no me va a servir). El objetivo de esta columna es enfatizar que si tenemos la posibilidad de realizar procesos terapéuticos vía telemática y sentimos que lo requerimos, aprovechémoslo.


Hoy en día tenemos a profesionales que se adecuan a lo que necesitamos, y esto es que estén al alcance de nuestro computador o celular. Profesionales a los que de otra forma nunca hubiéramos podido acceder por la distancia física. Entonces, ¿por qué no darle una oportunidad?, total, si no me acomoda, no regreso. Al igual que en la atención presencial.


PD: Sí, tenemos atenciones online en La Tribu Somos, y lo mejorrrrrr …, es que a bajo costo.


Un abrazo grande, me despido.


Victoria Larraín

Psicóloga y Directora Ejecutiva

Fundación La Tribu Somos

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo